¡Corazones arriba! Cómo mantenerte motivada cuando tienes deudas

Enviado el Vie, 17/04/2015 - 16:13
¡Aprenda a lidiar y eliminar las deudas!
¡Corazones arriba! Cómo mantenerte motivada cuando tienes deudas

Tener deudas es una de las cosas más horribles que te pueden pasar en la vida. Por otro lado, es lo más común del mundo. Todo el mundo tiene deudas, desde los países hasta los más simples mortales como tú y como yo. Dicen por ahí que “mal de muchos consuelo de tontos” y si lo creo. No porque todo el mundo esté endeudado es bueno que tú o yo estemos hasta el cuello de deudas.
Como te decía, yo estoy endeudada hasta el pescuezo. Y ser “normal” no me consuela en lo más mínimo. Y, que sea mal de muchos, no resuelve mi problema. Las deudas las tengo que pagar yo, no se pagan solas.
Lo que me pasó fue que por un tiempo que no tuve trabajo. Un tiempo mayor de que yo estaba lista para aguantar. Me gasté lo que tenía ahorrado porque no pensaba que el desempleo me fuera a durar más de 3 meses. Lo malo es que me duró poco más de un año. Muy difícil por cierto, pero aprendí muchas cosas que ya he comentado en otras ocasiones.
Aún debo una muy buena cantidad. Y el trabajo que comencé es esporádico, no fijo. Poco a poco las cosas van mejorando para suerte de mi economía. Lo que siempre tengo en el tintero es esta molestia de lo frustrante que es deber y deber y deber y que parece que nunca vas a acabar de pagar.
No perder la motivación y dejar que el sentimiento de frustración y derrota eran un problema en mi vida. Seguido me encontraba desmotivada y frustrada. Esos sentimientos eran una constante en mi vida. Ya no es constante, aunque hay días que todavía se me cuelan. Lo que les quiero compartir hoy son cuatro cosas que me mantienen a flote en lo que termino de pagar mis deudas

1. Tabla de amortización y control de deuda.
Hice una tabla de amortización en la que puse todo lo que debo pero separando en dos columnas el capital y los intereses. Ver todo lo que debo y lo que me cobran por deber por separado me ha motivado a buscar nuevas maneras de pagar lo más pronto posible. Porque el interés es altísimo. Y si puedo hacer aportaciones a capital, pues mis intereses van disminuyendo también. Es me motiva.
También mi tabla de amortización se va llenando de color. Cada pago que hago, voy pintando la celda donde está registrada la cantidad que pagué, así el color me va ayudando a ver que ya voy casi por la mitad del pago de mi deuda.

2. Metas realistas y fechas límite de pago.
Me puse como meta terminar de pagar en 3 años. Una meta realista para el nivel de ingreso que tengo en este momento y aunque espero que vaya mejor en poco tiempo quise ser honesta conmigo misma. Mi ingreso es variable pero la cantidad que pago mensualmente está determinada por mi capacidad de pago. Tampoco puedo quedarme sin comer para pagar mi deuda. A veces también hay que cortarse el pelo.
Separo mi pago en cuanto me cae el dinero para ser muy respetuosa con las fechas límite de pago y así no generar más intereses.

3. Pagos anticipados.
Aprovecho que mi ingreso es variable así que cuando cae un poco más anticipo pagos. Eso reduce mis intereses y por supuesto mi deuda.

4. Imaginario.
Cada vez que pago hago un imaginario. Les comparto mi imaginario. Cada vez que pago y relleno mi celdita nueva de color, me imagino cómo me sentiré cuando rellene la última celdita y mi corazón se anima. No pienso en que todo lo que me falta sino que cada vez es menos. ¡Una menos! Y hasta festejo y todo. Me emociona sentirme como si ya fuera la última.
Con cada pago busco renovar ese sentimiento. Amo mi imaginario y lo uso para todo. En otras situaciones también.

Mantenerse motivado mientras pagas deudas es difícil pero no imposible. Si estás pagando tu hipoteca piensa y siéntete que ya eres dueña de tu casa. Si debes por objetos que compraste como una computadora, teléfono y otro gadget disfrútalo al mil por ciento y cada vez que pagues la mensualidad siéntete agradecida por usarlo antes de terminar de pagarlo.
Dar gracias por lo que esos préstamos y créditos te han permito disfrutar es muy bueno para el espíritu. Dar gracias por los problemas que resuelven o las comodidades que otorgan es otro de mis ases bajo la manga cuando estoy hasta el gorro de pagar.

-----------------
Sigue a Maria José en Twitter: @gastamosmujeres o visita su web lo que gastamos las mujeres

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.