¿Endeudados? Esto es lo que tus amigos y tú están haciendo mal con sus tarjetas

Enviado por Equipo Comparabien el Mar, 11/06/2019 - 15:52
Una mujer logró ahorrar 13 mil dólares por dejar de ir de shopping durante un año. Te dejamos algunos tips que puedes implementar para reducir tus gastos y dar un mejor uso a tu tarjeta.

Ahorrar reduciendo las compras que realizas es posible. Cait Flanders dejó de ir de shopping por un año y ahorró 13 mil dólares. ¡Tremendo! Pero real. Esta mujer se dio cuenta de que estaba usando demasiado su tarjeta de crédito y que su nivel de ahorros era prácticamente nulo, por lo que decidió hacer algo al respecto.

¿Qué es lo que tus amigos y tú podrían aprender de esto? Básicamente, a abrir los ojos y tomar las decisiones correctas en cuanto a compras y las veces que usan su tarjeta de crédito. ¿Pensabas que sería imposible? Pues no lo es. En realidad, se trata de utilizar tu plástico de manera inteligente y cuando realmente lo necesitas.

Las compras por impulso
Ver las compras como una terapia cuando estás triste, angustiado o enojado, definitivamente te lleva a salirte del presupuesto. Muchas personas se han acostumbrado a esto, y ante alguna ruptura, despido o situación difícil, automáticamente toman su tarjeta de crédito y se dirigen al centro comercial. Es necesario ser consciente de que ese tipo de acciones no te llevan a nada, sino a malgastar tu dinero.

Las compras aspiracionales
¿Estás comprando cosas que crees que te hacen ver mejor? Sin darse cuenta, la gente suele comprar cosas que una versión más cool o más interesante de sí mismos estaría comprando o consumiendo, cuando quizás no se trata de lo que su verdadero yo desea. Esto resulta en que, a la larga, terminas con muchas cosas que en realidad no quieres ni vas a usar.

Los malos hábitos
No solo las drogas y el alcohol pueden convertirse en malos hábitos. Comprar café también puede ser considerado uno si es que lo haces todos los días o de manera muy frecuente. Si te tomas un tiempo para sacar las cuentas y ver cuánto estás gastando en esto, verás que no son unos cuantos pesos, sino algunos miles, y que ese dinero podría estar yendo a tus ahorros. Otros gastos “normales” que pueden transformarse en hábitos dañinos para tus finanzas es comprar un postre o snack todos los días en tu oficina, invertir en cigarros frecuentemente, etc.

En realidad, todo dependerá de la frecuencia con la que realices este gasto.

Un inventario inexistente
¿Sabes lo que tienes? Si no eres consciente de eso, probablemente sientas ganas de seguir comprando aunque tengas varias cosas sin usar. Esto suele suceder con los amantes de los libros. Continúan comprando nuevos ejemplares y ediciones y olvidan cuántos tienen por leer, convirtiéndolo en un gasto innecesario.

Por otro lado, también están quienes coleccionan algunos objetos. No hay nada de malo con ser un coleccionista, pero si estás gastando gran parte del dinero que deberías estar ahorrando, entonces vale la pena revisar los números.

Definitivamente esas son algunas cosas que deberías evitar, pero también hay algunos puntos que deberías tratar de incluir en tu vida financiera, entre ellas, las compras inteligentes y el hábito de ser totalero.

Compras inteligentes
Básicamente, elige bien qué y cuándo comprarás. En el caso del qué, es bueno pensar dos veces antes de comprar un objeto, tratando de escoger la opción que te permitirá sacar el máximo provecho. En el caso de la ropa, en lugar de comprar 5 camisas de distintos colores, puedes probar con 3 de colores combinables que, al cambiar de pantalón o accesorio, permitan generar un atuendo totalmente distinto.

Para el cuándo, elige una temporada en que el ítem que busques no esté sobrevalorado o con mayores precios. Lo clásico es comprar ropa de invierno en verano, pero también puedes aplicarlo a compras de artículos de escritorio, regalos de navidad, etc

Ser totalero
Ser totalero con la tarjeta de crédito es la mejor decisión que podrías tomar. ¿Qué implica? Que cada fin de mes, pagarás la deuda TOTAL de tu tarjeta, sin recurrir a las compras en cuotas, sin importar si son dos, tres o diez. Esto ayuda a que seas consciente de cuánto estás gastando con tu tarjeta y te detengas si ves que no lo podrás pagar a fin de mes.

Por supuesto, también es importante que tengas la tarjeta de crédito correcta para tu perfil; de esa manera, cada vez que la uses ganarás algo y le sacarás mejor provecho.

Ten claro tus ingresos. Sé consciente de cuánto recibes mes a mes y cuánto deberías estar ahorrando para cumplir tus metas futuras. Cait Flanders, a quien mencionamos al inicio de la nota, logró reunir lo suficiente para dejar su trabajo en oficina y dedicarse a ser una escritora freelance. ¿Cuál es la meta que quisieras emprender?

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios