Esta es la manera en que tu tarjeta de crédito te ayuda a ahorrar

Enviado por Equipo Comparabien el Mié, 02/01/2019 - 08:31
Para muchos, la tarjeta de crédito es sinónimo de un mayor gasto, sin embargo, si utilizas la estrategia correcta, puede ayudarte a ahorrar un gran porcentaje mensualmente.

Aunque no lo creas, la tarjeta de crédito no es útil solamente para acumular millas o comprar cosas sin tener todo el dinero al instante. Por el contrario, es un instrumento perfecto para generar un ahorro en el presupuesto mensual, todo está en cómo la utilices y en cuánto control tienes de ti mismo.

Muchas personas han satanizado a las tarjetas y las ven como un instrumento de gasto, pero es necesario cambiar esa mentalidad y empezar a aplicar ciertas medidas que nos permitirán sacarle el máximo provecho y ahorrar, teniendo mayor liquidez mes a mes.

¿Cómo lo puedes hacer? A continuación, algunos puntos clave:

En primer lugar, ten en cuenta que los pagos a una sola cuota, no generan intereses. Entonces, si utilizas la tarjeta para pagar algo para lo que ibas a usar efectivo y lo pagas a una sola cuota, no se generará ningún costo adicional. Pero, ¿cuál es la razón para hacer esto en lugar de solo usar el efectivo? La clave está en que la tarjeta te brinde descuentos o te permita acumular puntos. De esta manera, terminarás pagando exactamente lo mismo por el producto, pero la diferencia es que estarás ganando puntos que más adelante podrás utilizar para otra cosa, como pasajes de avión, descuentos, etc.

Otra forma en que la puedes aprovechar es al investigar los descuentos que te otorga la tarjeta. Supongamos que ibas a pagar por tu membresía de gimnasio en efectivo, pero al verificar los descuentos que te da tu plástico, ves que hay un 20% en el pago mensual de un gimnasio y al comparar los precios, ¡usando tu tarjeta pagas menos! Entonces, lo único que debes hacer es guardar el dinero y pagar con la tarjeta. Como lo diferirás a una sola cuota, cuando llegue el momento de realizar el pago, tendrás el dinero y verás que sobra ese 20% que ahorraste.

Esto se puede repetir con muchas cosas: gastos en restaurantes, en las compras del mes, actividades deportivas, etc. Por eso es importante asegurarte de que la tarjeta que tienes realmente te brinda los beneficios correctos para tu perfil. Y si resulta que no, recuerda que siempre puedes comparar las opciones.

Ahora, algo muy importante que debes saber es que, para que esta estrategia funcione, es necesario tener claro que el dinero que ibas a utilizar para ese gasto no ha quedado “disponible”, es decir, no debes gastártelo en otra cosa, pues el pago está pendiente y lo harás en unas cuantas semanas y en una sola cuota. Aquí entra a funcionar el autocontrol que de cada persona. Si lo gastas en otra cosa, no habrá ningún ahorro sino un gasto doble. Si lo guardas y lo utilizas para cancelar la compra, allí sí habrá un ahorro.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios