Finanzas de las mujeres: ¿Lo quiero o lo necesito?

Enviado por Maria Jose Codesal el Mié, 27/11/2013 - 17:22
Finanzas de las mujeres: ¿Lo quiero o lo necesito?

Los hábitos de consumo de las mujeres parecen ser mucho más descabellado que el de los hombres.

Cuando las mujeres nos vamos de compras tenemos que comprar todo el ajuar completo. Si vamos por un vestido, necesitaremos también los zapatos, la bolsa y los accesorios adecuados. O nos compramos maquillaje y no solo compramos el lipstick sino que también nos acordamos que ya se nos acabó el rímel y que necesitamos los colores de la nueva temporada en sombras.

Es como todo, no podemos comprar una sola cosa, tenemos que comprar varias. Como cuando vamos al baño, no vamos solas, vamos siempre en grupos de dos o más.
Y luego, también gastamos en monerías que nos encantan (en efectivo o con tarjeta de crédito). Típico que estás en la librería y mientras pagas, en la caja hay mil separadores super monos y por supuesto compras también uno o dos. -“Tal vez los use o los regale con un libro a alguien, además están padrísimos”- te dices a ti misma. Y en lugar de pagar $180 por el libro que llevabas terminas pagando $250.

En el monólogo “Defendiendo al cavernícola”, el autor describe muy bien a las mujeres diciendo que somos “recolectoras” mientras que ellos, los hombres, son cazadores. Pienso que tiene un poco de razón. Nosotras, por donde vayamos nos vamos quedando con algo y la mejor experiencia que podemos tener, es el super en donde recolectamos miles de artículos que luego nos tienen que ayudar a cargar y guardar en el coche.

La sociedad consumista en la que vivimos también promueve nuestra actitud recolectora porque en lugar de tener un sólo par de zapatos… necesitamos los negros, los negros con tacón, los negros con tacón y suela roja, los negros con los dedos descubiertos, los negros de tacón bajo y nuestras sandalias negras para la playa. Por no decir que en igual cantidad, necesitamos los cafés, los azules y los de mil colores que se usan ahora. Otro tema son las botas.

El punto está en reconocer que no necesitamos tantas cosas. La mejor receta para comprar sana y efectivamente es preguntarnos: ¿lo quiero o lo necesito? Esa pregunta sirve para todo.

¿Quiero esos zapatos o los necesito? ¿Realmente no los puedo suplantar con otros lindos zapatitos que ya tengo en la casa? ¿Quiero comprar un coche o lo necesito?
A veces, sobre todo en la ciudad de México, tener un coche es una necesidad. Las distancias son muy grandes y el tiempo de traslado puede ser mucho tiempo perdido.

¿Quiero lo que estoy comprando en el super o lo necesito? Tenemos que comprar cosas básicas como leche y huevo, tortillas, etc. Pero ¿realmente necesitas el helado de dulce de leche? Si vas a tener una cena, cómpralo. Si no, es sólo un antojo y que tampoco ayuda a tu figura.
Preguntarte: ¿Lo quiero o lo necesito? Es un buen termómetro para medir qué tanto estamos comprando cosas necesarias o innecesarias. Pregunta básica; Receta infalible...

También lo puedes usar para las relaciones personales… ¿quiero a mi pareja o la necesito? Hmm. Puedes darte cuenta que tal vez sea tiempo de crecer y seguir adelante. Pero ese es otro tema. Cuidado con lo que gastamos las mujeres.

----
Sigue a Maria José en Twitter: @gastamosmujeres o visita su web www.loquegastamoslasmujeres.com

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.