Préstamos personales: Por qué no debes solicitarlos en estos 5 momentos de tu vida

Enviado por Equipo Comparabien el Vie, 13/09/2019 - 12:18
Solicitar un crédito es una herramienta para alcanzar ciertas metas, pero hay algunos momentos en que el préstamo puede volverse algo negativo para tu vida. ¡Te contamos todo!

Los préstamos personales fueron creados para arreglarnos la vida. Si llega un momento en que no tenemos la cantidad de ahorros necesaria, pero sí una meta importante por cumplir, podemos recurrir a ellos para obtener el financiamiento y alcanzar nuestro objetivo; siempre y cuando entendamos que mes tras mes, deberemos devolver el dinero en la cuota establecida.

Ahora, por más buenos que suenen estos préstamos, debemos tener claro que, como diría nuestra mamá o abuelita, existe un momento para todo. Y en la vida, también existen algunos momentos en que solicitar un préstamo personal no será algo bueno para ti, sino que terminará por causarte problemas.

Pero ¡tranquilo! Te vamos a contar cuáles son esos momentos para que tomes las precauciones necesarias y así, escojas la mejor ocasión para solicitar el crédito que necesites.

Los peores momentos para solicitar un crédito
Son cinco y te explicamos el porqué de cada uno de ellos.

1. Cuando ya tienes otro crédito
Quizás te preguntes qué tiene que ver una cosa con la otra, y en este caso, ¡todo! Básicamente, si ya estás pagando un crédito, no es recomendable que solicites otro. En primer lugar, porque puedes exceder tu capacidad de endeudamiento y, en segundo lugar, porque no es bien visto ante los ojos del banco. Lo mejor en este caso es esperar a cancelar el primer préstamo y una vez libre, iniciar la solicitud de uno nuevo si lo necesitas.

2. Cuando no tienes un propósito clave para el dinero
Pedir dinero solo porque todo el mundo lo hace, porque es divertido o porque quieres más liquidez, no es algo recomendable. Para eso, es mejor trabajar en tus ahorros. Si vas a solicitar un préstamo es porque tienes alguna meta en mente que quieres cumplir y no cuentas con el dinero necesario para hacerlo. No debe responder a un capricho, sino a una necesidad fundamentada. Incluso si se trata de un viaje de vacaciones, no hay nada de malo, ya que esa es tu meta y sabes que podrás devolver el dinero.

3. Cuando estás sobreendeudado
Puede que no tengas ningún otro crédito vigente, pero tienes varias tarjetas de crédito que están en rojo o una sola con una línea de crédito que ya utilizaste casi por completo. En ambos casos te encuentras sobreendeudado y sumar una cuenta más, es algo de locos y que no debería suceder. Ten muy presente tu capacidad de endeudamiento y no la sobrepases.

4. Cuando te quedaste sin empleo
Si vas a solicitar un crédito es primordial que cuentes con los ingresos necesarios para poder devolver el dinero mes tras mes. Si perdiste el trabajo, no es el momento adecuado para solicitar financiamiento. Lo mejor es esperar un poco hasta volver a estar económicamente estable y así, iniciar nuestra solicitud para cumplir la meta que tengamos en mente.

Otra razón por la que no es recomendable hacerlo es porque las entidades financieras colocan como requisito sustentar tus ingresos al solicitar un crédito.

5. Cuando no tienes la información necesaria
Solo sabes que quieres el dinero, pero no estás seguro de la tasa de interés que te ofrecen, de las condiciones del crédito, si hay algún beneficio adicional o del plazo que te convendría. Si no tienes claro cómo funciona un crédito y no has comparado las alternativas para escoger la que realmente te conviene, entonces no es recomendable que pidas nada.

La recomendación es que te informes, conozcas e identifiques el crédito que va más con tu perfil, y una vez que tienes todos los datos necesarios, ¡adelante!

>>>>Solicita tu préstamo personal<<<<

Como puedes comprobar, hay algunos momentos en que solicitar financiamiento no es la opción más adecuada. Si eres consciente de esto, podrás escoger la ocasión ideal para pedir el préstamo que necesites y no habrá ninguna consecuencia negativa.

Por último, lo que debes recordar es que hay algo más que debemos considerar. Y es que sin importar si la ocasión es buena, si tu comportamiento financiero no es el adecuado, no tendrás la mejor experiencia. Pero ¿qué es un buen comportamiento financiero? Informarte, tener en cuenta el monto de pago mensual, realizar los pagos a tiempo, entre otras buenas prácticas que te convertirán en un cliente de oro.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios