¿Quién maneja a quién?

Enviado el Mié, 12/03/2014 - 12:03
¿Quién maneja a quién?

Cuando vi la imagen que les comparto me hizo mucha gracia al principio, luego un ¡UPS! surgió de inmediato en mi cabeza. ¿Le ruego yo así a mi quincena? ¿Quién maneja a quién en esta relación? Él te maneja o tú lo manejas a él (al dinero, claro).

A veces nuestra relación con el dinero es como uno de esos noviazgos súper torturadores en donde te la pasas rogándole que no se vaya pero que, por otro lado, realmente sabes y quieres que sí se vaya.

¿Por qué lo digo? Porque cuando nos llega nuestro pago decimos que no quisiéramos gastarlo, pero lo hacemos en la primera oportunidad que tenemos. Vamos a hacer las compras de la semana (que sí las tenemos que hacer) y aprovechamos para comprar alguna cosa que en realidad no necesitamos, como un color de uñas nuevo, o algo por el estilo.

Decimos que no queremos que se nos vaya el dinero, pero no separamos ni un poco para pagarnos a nosotras primero, no lo ponemos en una cuenta de ahorro para el retiro o de inversión a largo plazo.

Decimos que no queremos que se nos vaya pero ya lo debemos en las tarjetas de crédito o en alguna compra que hicimos por catálogo.

“Obras son amores”, dicen por ahí y lo que nos pasa es que no hacemos nada por nosotras y nuestro dinero. Sólo decimos que no queremos gastarlo pero en realidad hacemos lo contrario. Hay un gran trecho entre decir y hacer; y si decimos que queremos hacer algo ¡hagámoslo!, que no sólo se quede en una idea, honremos nuestras palabras.

A veces pensamos que si ganamos más dinero, todos nuestros problemas económicos desaparecerán, y no hay nada más alejado de la verdad. Mientras más dinero tengamos, más problemas económicos tendremos. El problema no está en la cantidad de dinero que tenemos, eso sucede porque no sabemos administrarlo.

Empecemos por el principio:

A.- El dinero que usamos en todos los países (billete y monedas) no tiene valor en sí. El valor se lo dan los gobiernos que lo emiten pero no es como el oro que tiene valor en si mismo.

B.- El dinero es sólo un medio de pago para realizar transacciones. El dinero hace que sea más fácil pagar, es más fácil hacerlo con billetes o monedas que andar cargando costales de papas para pagar una blusa.

C.-El dinero no es la riqueza, es sólo una pequeña parte de ésta.

Por lo tanto, hay que poner al dinero en su lugar y buscar en nuestras vidas generar riqueza. ¿Cómo? Aprendiendo a manejar el dinero y no dejando que el nos maneje. Administrándolo bien para que podamos hacer crecer un patrimonio personal que es donde radica la riqueza económica de una persona. Claro que no es el único tipo de riqueza que puede tener una persona, pero eso es otro tema.

El tip más importante para hacerlo es:
Págate a ti primero. Piensa en tu futuro. Aporta a una cuenta personal, que no puedas tocar, una cantidad fija mensual. Aunque sea muy pequeña. Esa cantidad deja de estar en tu cartera, disponible, y va sirviendo de abono para un futuro más fértil.

Hay muchas otras cosas que puedes hacer para organizar el buen uso de tu dinero pero por hoy sólo te dejo con la idea de que el dinero puede dejar de gobernar tu vida y lo puedes hacer crecer mucho si logras que haga lo que tú digas.
---
Sigue a Maria Jose en twitter: @gastamosmujeres en facebook y en su web

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.