Secretos para comprar un coche bueno, bonito y barato - Edición para millennials

Enviado por Equipo Comparabien el Mié, 19/06/2019 - 09:20
Una de las reglas más importante es no comprar uno solo por aparentar un estilo de vida que no tienes. ¿Quieres conocer las demás? ¡Sigue leyendo!

Encontrar un auto que funcione bien, tenga buen precio y además, sea bonito, no es una fantasía vehicular, como dirían muchos. En realidad, es posible encontrarlo y adquirirlo sin irse a la quiebra, pero requiere de cierta sabiduría.

En los últimos años la situación económica de los jóvenes no se ha visto tan favorecida. Arrendar una habitación para vivir solo o con sus amigos no es una opción que todos puedan costear, y cuando se trata de adquirir un coche, la historia es la misma. Sin embargo, no deja de ser una de las principales metas de los millennials, quienes hartos del transporte público, quieren su propio espacio, la libertad de llevar las cosas que desean, tomar las rutas que más les convenga y, simplemente, experimentar la sensación de ser propietarios de su propio auto.

Entonces, de lo que se trata es de utilizar todos los trucos posibles y efectivos para escoger un vehículo que realmente les convenga, tenga un buen precio y además, ofrezca otras ventajas. En otras palabras, seguir la regla de las 3B: Bueno, bonito y barato.

Cómo lograrlo:

1. Escoge la época correcta para comprar:
Para comprar un auto también existen momentos ideales. Normalmente, cuando está a punto de salir una nueva línea, los autos de la actual línea bajan de precio o ingresan a alguna promoción. Algunas veces la diferencia entre el último modelo y el anterior no es mucha, entonces sí vale la pena animarse por uno de esos.

Otro momento que debemos considerar es a fin de año, ya que, por llegar a la meta, las marcas suelen sacar distintas promociones para los clientes, y así liquidar el stock del año.

2. Evalúa con cuidado las promociones:
Cuando aparecen promociones es común que nos fijemos en el supuesto descuento y que no averigüemos más al respecto, sin embargo, conviene hacer cuentas y fijarse si todo es tan bueno como parece. Por ejemplo, si te ofrecen una cuota inicial mínima, ¿a cuánto asciende el financiamiento? ¿Por cuánto tiempo será el trato? ¿Cuánto de intereses pagarás? ¿Aplica para la versión de coche que buscas? Debes evaluar todos estos puntos antes de tomar una decisión.

Otra cosa que suele suceder cuando hablamos de las promociones es que, al ver el descuento, muchos terminan animándose por un coche más caro y que sale de su presupuesto, todo porque “está a un súper precio”, “es una gran oferta”, entre otros motivos. Es necesario tomar todo el asunto de las promociones con cuidado y así asegurarte de que realmente resulta un ahorro o una ocasión que no puedes desaprovechar.

3. Busca una segunda opinión:
Si no eres un experto en autos, no estaría mal que contaras con una segunda opinión. Consulta a quienes ya son dueños de coches cómo les ha ido con el modelo que compraron, qué puntos a favor y en contra encontraron, y si lo recomendarían o no. Además, también puedes preguntarles acerca del banco con el que adquirieron el crédito automotriz, si es que lo compraron a través de uno. Aunque no lo creas, mientras más información tengas, más confiado te sentirás en tomar una decisión. Y qué mejor que obtener la data “real” de quienes ya han comprado un auto y son más que una propaganda.

4. No busques un modelo que no va con tu estilo de vida:
Es clásico de millennials: comprar algo que no va de acuerdo con sus necesidades, sino con la imagen que quieren proyectar. Tarde o temprano, esto termina costando más de lo que piensas. No compres algo que no podrás mantener el tiempo y sé consciente que, si no haces la compra correcta, pones en riesgo tu historial crediticio e incluso puedes caer en mora. Por eso, es básico que tengas una idea de lo que necesitas y de cuánto puedes invertir en la compra de este auto.

5. Si lo financias, que sea en términos que te convengan:
No busques la cuota más baja. ¿Cómo? Así como lo lees. La cuota más baja implica el plazo más grande y, por lo tanto, mayores intereses. Recurre a un plazo intermedio, con una cuota mensual que no ponga en peligro tu presupuesto, pero que tampoco genere intereses innecesarios. Algo más a considerar es que, la elección del crédito automotriz debe hacerse con cuidado. Comparar tasas de interés, así como las comisiones, seguros, entre otros, te permitirá tomar una decisión correcta.

Por último, sé consciente de que la compra de un coche involucra otros gastos: Papeleo, combustible, estacionamiento, seguro automotriz, entre otros. Lo mejor es preparar tu presupuesto para asumir los gastos de la mejor manera y sin que esto te perjudique. Y así estarás listo para gozar de las ventajas de un auto propio y disfrutarlo de principio a fin.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios