¡S.O.S! Tratamiento urgente si usted lleva un niño financiero dentro

Enviado el Jue, 28/04/2016 - 10:11

A propósito del Día del Niño, estos son algunos comportamientos que demuestran que cuando se tratan de finanzas, todavía eres un infante, y que por lo tanto, debes eliminar con urgencia.
¡S.O.S! Tratamiento urgente si usted lleva un niño financiero dentro

Cuando éramos niños nos caracterizábamos por ciertas cosas, querer jugar todo el tiempo, la inocencia o incluso ser un poco desobedientes. Lo normal es que con el tiempo eso haya cambiado mientras nos transformábamos en adolescentes, jóvenes y luego adultos.

La mala noticia es que muchas personas, cuando se trata del manejo de sus finanzas, se siguen comportando como niños, es decir, no han controlado a su niño financiero y permitido que madure y se convierta en un adulto responsable con el dinero. La buena noticia es que esta no es una condición definitiva y mientras más pronto identifique los comportamientos que la delatan, podrá eliminarla.

1. Solo pensar en usted:
Es tan egoísta como lo es un niño de 5 años que solo piensa en sus juguetes y nunca los comparte. En su caso, el egoísmo se evidencia en que usted no está pensando en el futuro ni en lo que le sucedería a los suyos frente a una posible desgracia, por eso no ha adquirido un seguro de vida y tampoco se preocupa por ahorrar.

2. Desconoce los límites:
Así como los niños se vuelven mimados cuando no le ponen límites, lo mismo le pasa a sus finanzas cuando no las mantiene a la raya. Comprar todo lo que se le antoje y diferirlo a muchas cuotas, sin pensar en todos los intereses que pagará, demuestra que no tiene límites. Gastar más de la mitad de la línea de crédito de su tarjeta, demuestra lo mismo.

3. No entiende el valor del dinero:
Los niños suelen pedir y pedir cosas a sus padres imaginando que ellos tienen todo el dinero del mundo, incluso llegan a perder sus mesadas pensando que es muy fácil que les den otra. En este caso, usted no entiende aún el valor del dinero, por lo que tiene sus ahorros guardados en casa, desconociendo que mientras más tiempo pase, más valor pierden.

4. Le da pereza investigar:
Ya sea para una hipoteca, un crédito de auto, una cuenta de ahorros o hasta una tarjeta de crédito, la pereza le gana y así como un niño no quiere hacer sus deberes, usted se niega a hacer su “tarea financiera” y comparar los diferentes precios, beneficios, entre otros. Esto lo ha llevado a elegir de manera incorrecta muchas veces. Si se da cuenta de que eso fue lo que pasó con su plástico, deje de perder tiempo y compare sus opciones para adquirir la tarjeta que sí le conviene y desechar la que no.

Aún está a tiempo de “madurar” financieramente, eduque a su niño interno para que aprenda a manejar el dinero y no le haga pataletas. ¡Feliz día del niño!

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.