Tarjetas de crédito: Por qué deberías pedir que reduzcan tu línea de crédito

Enviado por Equipo Comparabien el Vie, 08/11/2019 - 10:28
Tener una tarjeta de crédito está de lujo y mientras la uses bien, no hay problema. Pero, ¿te has preguntado si te conviene tener una línea de crédito muy alta?

Juan tiene dos tarjetas de crédito y es muy cuidadoso con ellas. Las utiliza para comprar en línea, para pagar por algunos servicios, salir a comer fuera y en algunas compras que no puede pagar en una sola cuota. Uno de los bancos llamó a Juan y le ofreció aumentar su línea de crédito. Él aceptó y la duplicaron. A las dos semanas, el otro banco lo llamó también y le ofreció aumentar la línea de crédito de su otra tarjeta. De nuevo, Juan dijo que sí. Ahora, Juan tiene 2 tarjetas de crédito con líneas que triplican su salario, cada una.

¿Juan cometió un error? ¿Debió decir que sí solo a uno de los bancos? ¿No debió aceptar ninguno? ¿Debió pedir montos más altos para sus plásticos? ¡Tranquilo! Contestaremos todas estas preguntas para que sepas cómo manejar la línea de crédito de tu tarjeta.

Los plásticos son una maravilla, pero es necesario aprender a manejarlos para sacarles el máximo provecho. Uno de los puntos clave y que mucha gente suele pasar por alto tiene que ver con la línea de crédito, es decir, la cantidad de dinero que hay en tu tarjeta y que puedes gastar.

Lo primero a tener en cuenta es que este dinero NO es un extra a tu salario, sino que es la cantidad que el banco te está prestando, es decir, que pone a tu disposición para que puedas usar y luego pagar por él. Entonces, queda clarísimo que un aumento de línea de crédito no es lo mismo que un aumento de sueldo, simplemente significa que el banco te está dando la posibilidad de “prestarte” más dinero.

¿Por qué lo hacen?
Nadie puede negar que un aumento de línea se da por algo positivo. Si estás endeudado y has utilizado tus tarjetas a tope, ningún banco te hará una oferta de ese tipo, por el contrario, te llamarán para refinanciar la deuda. Entonces, si te ofrecen aumentar tu línea de crédito es un indicador de que la entidad financiera emisora de tu tarjeta tiene un buen concepto de ti como cliente. Has tenido un buen comportamiento y eso trae consecuencias positivas.

Ahora, que sea un indicador de que eres un buen cliente, no significa que debas decir que sí. Es necesario que analices bien la decisión, teniendo en cuenta lo que leerás a continuación.

Tu exposición al riesgo
Cada persona tiene cierta exposición al riesgo y se mide de manera cuantitativa. Se calcula sumando el total de líneas de crédito de tus tarjetas. Básicamente, mientras mayor sea la cantidad, mayor exposición al riesgo tienes, esto quiere decir, que tienes más posibilidades de endeudarte. Supongamos que se da algún evento negativo en tu vida, tendrías la posibilidad de gastar todo ese dinero y entrar en una deuda enorme.

La exposición al riesgo es uno de los factores que los bancos toman en cuenta al momento de evaluar tu perfil y si esta es muy alta, la opinión no es del todo positiva. Toma en cuenta que la meta siempre es que las entidades financieras te vean con buenos ojos. De esa manera, en el futuro, si decides solicitar algún crédito personal, automotriz o de vivienda, tendrás más posibilidades de obtenerlo. En muchos casos incluso un buen historial crediticio te ayuda en el proceso de selección de un empleo.

Otros puntos a considerar
También debes considerar que normalmente, al aumentar tu línea de crédito, también aumentará el pago mínimo que deberás realizar al consumir con tu plástico, ya que el objetivo de los bancos es que tu pago mensual aumente. Lo que no se moverá ni variará es la tasa de interés, las comisiones y otros gastos que se incluyan en tu CAT (Costo Total Anual), estos no tienen por qué verse afectados por el aumento de línea de tu tarjeta.

Entonces, ¿aceptar o no?
La decisión está enteramente en tu terreno, pero recuerda que solo por aceptar el aumento de línea no significa que debas utilizar ese crédito. Puedes seguir gastando como siempre, sin aumentar ningún peso y así mantendrás un buen control del uso que le das a tu plástico.

Por otro lado, si la razón para aceptar es tener el dinero en caso de una emergencia, lo estás viendo por el lado equivocado. No olvides que para ese tipo de casos, lo mejor es que construyas un fondo de emergencia y así puedas asumir el improvisto que se presente sin que tus finanzas se desbalanceen.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios