Termitas en el Bolsillo

Enviado el Jue, 13/02/2014 - 14:48
3 ideas para no permitirnos gastos innecesarios y cuidar tus finanzas personales.
Termitas en el Bolsillo

Hace tiempo me llegó por las redes sociales una “profunda” reflexión sobre lo que son las calorías; decía algo así como: “las calorías son esos bichos que se meten en el closet por las noches y te achican la ropa.”

Recuerdo que esa idea me hizo mucha gracia y parece verdad. ¿Díganme si no es cierto, chicas? No sabes ni en qué momento subiste ese kilito o dos de peso y de repente los pantalones no te cierran tan fácilmente.

Pero, ¿por qué les cuento esto? Porque pienso que algo así de misterioso también nos pasa con el dinero.

Los economistas definen al dinero como parte de la riqueza de una persona, con el que se pueden hacer transacciones, es decir, que con esos billetes y moneditas puedes comprar.
Pero, ¿no será que esos bichos que se meten en el closet por las noches y achican la ropa también le hacen hoyos a los bolsillos por donde desaparece el dinero? ¿O serán bichos diferentes?

El dinero que me pagan en la quincena, así como llega, desaparece. Los economistas tienen otro término que me parece muy gracioso que es el de liquidez . Significa que el dinero está disponible y se puede gastar inmediatamente (o tal vez quieran decir que el dinero se va como el agua, no lo sé.)

Pero, pensándolo detenidamente… comienzo a sospechar que no son las calorías las que hacen los hoyos en los bolsillos de mis pantalones en la noche. Es más, sospecho que esos hoyos “se hacen” a plena luz del día y que son otra clase de bichos los que los hacen. Les propongo explorar esa idea.

Parece que las calorías se comen la tela de la ropa y la achican pero no estoy tan segura de que dejen hoyos en la ropa, ya que, como dicen en las redes sociales, sólo achican la ropa. Entonces ¿por dónde se nos escurre el dinero?

Mucha gente usa el término “gastos hormiga” para definir aquellos mini gastos que hacemos como: el café mañanero, el jugo, los cacahuates del medio día, las papitas fritas, cigarros, chicles, chocolates y una lista interminable de cosas.

Pienso que son esos gastos hormiga los que hacen que se nos escape el dinero.

La Procuraduría Federal del Consumidor, en México, define los gastos hormiga como: “pequeños gastos cotidianos y constantes hechos por impulso” y hasta tienen una linda calculadora de gastos hormiga, que puedes descargar, para que puedas llevar un control de ellos. El problema está en que estos gastos hormiga en realidad son termitas en el bolsillo.

Las termitas son conocidas como hormigas blancas y hay aproximadamente 1900 especies. Su característica principal es que comen desde papel (como nuestro dinero) hasta madera (como nuestros muebles y hasta las vigas de las casas) ¡Así que ojo! ¿Qué especie de termita está comiéndose nuestro dinero?

La gente que se dedica al control de plagas sugiere la prevención como un método eficaz para eliminar las termitas: tapando grietas y eliminando rincones donde puedan colarse.
¿Cuáles son esas grietas en donde se escapa nuestro dinero? ¿Cuáles los rincones por donde pueden colarse para roerlo todo?

Si eres súper antojadiza no sólo incubarás termitas, sino calorías en el closet también.
El mejor de los hábitos para cuidar nuestras finanzas personales es la consciencia. Saber exactamente en qué estamos gastando.

Te propongo tres ideas para no permitirnos gastos innecesarios:

  • En lugar de pedir para llevar, prepara para llevar.
  • El café mañanero, el jugo o el tentempié de medio día los puedes preparar en casa y llevártelos. Te saldrá más barato y seguramente será más sano llevar fruta o verdura picada con limoncito que comprar galletas o papitas. (Menos calorías, menos termitas).

  • Lleva un control de gastos.
  • Llevar un control de gastos te permitirá encontrar las grietas o rincones por donde se fuga el dinero. (No dejarás que se aniden las termitas).

  • Pon el dinero en un lugar donde NO lo puedas sacar.
  • Si tienes el hábito de ahorrar, es decir, que te quiten el dinero para que tú no lo gastes, como en un fondo de ahorro o inversión que te quita automáticamente una parte de tu quincena, tendrás menos dinero disponible para ese tipo de gastos y estarás fortaleciendo tu futuro económico. (No estará disponible para alimentar termitas).

    Los hoyos en los bolsillos no “se hacen”, no hay calorías malvadas ni termitas royendo bolsillos. Somos nosotras las que con pequeñas y cotidianas decisiones sobre lo que comemos o sobre lo que gastamos hacemos nuestra ropa más chica y vivimos un presente menos próspero. Y si no, pensamos en nuestro futuro, cuando nos demos cuenta, lo habrán roído las termitas.

    ----
    Sigue a Maria Jose en twitter: @gastamosmujeres en facebook y en su web

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.