Tres maneras eficaces de reunir dinero para pagar un préstamo

Enviado por Equipo Comparabien el Vie, 09/11/2018 - 10:14
¿Solicitaste un crédito y no estás seguro de poder pagarlo? Estas son tres alternativas que puedes aplicar para reunir el dinero necesario.

Para solicitar un préstamo personal es necesario estar seguro de poder devolver el dinero, pues de no hacerlo, estarías arriesgando tu historial crediticio, haciendo que en el futuro sea sumamente difícil volver a acceder a algún tipo de financiamiento.

Sin embargo, es común que algunas personas enfrenten ciertas dificultades cuando se trata de continuar con el pago de sus créditos. Situaciones de emergencia o cambios en los ingresos que recibían pueden afectar el flujo de caja y, por lo tanto, hacer que cumplir con la cuota mensual del préstamo sea un verdadero reto.

Para cuando eso sucede, es necesario llevar a cabo ciertas modificaciones y buscar la forma de generar la liquidez necesaria para mantenerte al día en los pagos. A continuación, tres maneras en que puedes lograrlo:

1. Realiza modificaciones en tu presupuesto
En primer lugar, la acción más básica de todas es replantear tu presupuesto. Haz una lista donde especifiques en qué estás gastando tu quincena y cómo la estás dividiendo. De esta manera, si tienes un dinero extra que dedicas a “salidas” o compras adicionales, puedes eliminar este rubro y destinarlo al pago del préstamo. Es cierto que todos merecen divertirse o darse un gusto de vez en cuando, pero en este caso, se trata de una acción momentánea que te ayudará a cumplir con tus obligaciones.

2. Ahorra al reducir los gastos hormiga
No solo analices los gastos grandes, sino también el café de máquina, los taxis, los almuerzos fuera de casa y hasta los dulces que compras por la tarde para quitarte el sueño. Todos los gastos hormiga son una especie de gotero y al eliminarlos, obtendrás una cantidad que sumará al pago de tu cuota.

3. Realiza una “venta de garaje”
No es necesario hacer todo un evento, pero sí puedes revisar qué objetos no sueles usar y que estén en buen estado. Por ejemplo, puede ser prendas de ropa de otra temporada, juegos de vajilla, cremas y/o perfumes sin abrir, instrumentos deportivos, entre otros. La idea es que puedas venderlos a un precio accesible pero que permita que vayas sumando y así disponer de más efectivo para el pago de tu crédito.

Todas estas medidas te ayudarán a reunir más dinero para mantenerte al día en tu préstamo; sin embargo, si ves que realmente no estás en condiciones de pagarlo, es necesario que converses con tu banco para ver la posibilidad de un refinanciamiento.

Si tu caso es que aún no solicitas el préstamo que buscas, primero asegúrate de poder pagarlo, y luego compara las alternativas disponibles para encontrar una tasa de interés atractiva. Puedes hacerlo en Comparabien.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.