Blog de Consejos

Aquí podrás obtener ayuda financiera para que puedas cumplir tus obligaciones financieras del día a día y también para que puedas ahorrar o prevenir lo que venga en el futuro.

Las consecuencias de estar en una central de riesgo es estar inhabilitados para acceder a créditos otorgados por las instituciones financieras, créditos que pueden ayudarnos a cubrir imprevistos o emergencias que no podremos cubrir con nuestros ingresos, pero también que manchan nuestro perfil de crédito en un futuro aun cuando nuestras condiciones financieras hayan mejorado.

Hay una frase en latín que dice, “Caveat Emptor.” Caveat Emptor quiere decir “Alerta al Comprador.”

Hace tiempo me llegó por las redes sociales una “profunda” reflexión sobre lo que son las calorías; decía algo así como: “las calorías son esos bichos que se meten en el closet por las noches y te achican la ropa.”

Hace tiempo escribí un post Lo que gastamos las mujeres, en el que les contaba que yo soy una inquieta de lo peor. Soy absolutamente fan de la cultura “hágalo usted mismo” y para algunas cosas está bien, pero para otras… no tanto.

Una de las estrategias para no caer en las garras de las deudas así como de utilizar inteligentemente tu tarjeta de crédito, es no ceder al primer impuso de comprar un producto o contratar un servicio. En vez de ello detente y responde de la manera más honesta posible las siguientes preguntas:

Navidad, época que deseamos paz y armonía en las personas, en nuestras casas y sobre todo en nuestros bolsillos. Y es que también es la época de los aguinaldos, el cual representa un incremento - si bien momentáneo - de nuestra liquidez. Y ante esa liquidez, ¿qué has pensado hacer? ¿Comprar aquello que tanto has deseado o que consideras necesario?

Los hábitos de consumo de las mujeres parecen ser mucho más descabellado que el de los hombres.

Dicen por ahí que las mujeres gastamos a tontas y a locas. ¿Será cierto? Yo soy mujer pero no creo que ese sea mi caso aunque no puedo negar que me la vivo eternamente enamorada de los zapatos.
No pasa semana sin que me enamore de un par o dos pero eso no significa que trabaje para comprar zapatos.

Mi papá una vez me dijo que una casa es como un barril sin fondo. Realmente no entendí lo que me quiso decir hasta que mi esposa y yo compramos nuestra propia casa. Como pajaritos enamorados tomados de la mano caminábamos por las tiendas pensando en los cambios que queríamos hacer y todavía no vivíamos en ella.

Recientemente estaba hablando con alguien que me comentó que tenía un plan de comprar un dúplex y alquilar o rentar el otro lado para ayudar pagar la hipoteca rápidamente. Un amigo de él le dijo que quería ser su inquilino pero ahora él está preocupado de que este alquiler, pueda arriesgar su amistad.