Guía de Préstamos Inmediatos

Si necesitas solicitar un Préstamo Inmediato, debes estar seguro que has escogido la mejor opción. Encuentra aquí consejo imparcial para asegurarte de tenerlo.

¿Por qué es buena idea solicitarlo?

La rapidez con la que ha crecido la popularidad de los préstamos inmediatos en México, se debe a la facilidad con la que pueden ser obtenidos, por lo que resulta ideal cuando se trata de atender alguna emergencia. 

Tiempo del trámite

Como su mismo nombre lo indica, los préstamos inmediatos se caracterizan porque el trámite y la entrega del dinero suelen ser mucho más rápidas que con otros créditos. La principal razón por la que esto ocurre, es porque las evaluaciones que se hacen a los clientes, son menos engorrosas que la de los bancos, por lo que resultan más rápidas que las tradicionales.

Si buscas tener una idea del tiempo que puede tomar acceder a este préstamo, vas a encontrar distintos plazos. Algunas financieras te pueden aprobar lo solicitado y entregarte el dinero en 10 minutos y otras pueden tardar hasta 24 horas. Sin embargo, no te dejes enamorar por el tiempo, ya que, en la mayoría de los casos, las entidades que te entregan el monto solicitado en menos tiempo, son las que cobran más en comisiones e intereses, por lo que, terminarías devolviendo más de lo que habías pensado. Lo ideal cuando buscas un préstamo inmediato, es que compares las alternativas para que puedas elegir la opción que más conviene a tu bolsillo.

Diferencias con otros préstamos

Cuando estás en busca de financiamiento para cubrir alguna necesidad que tengas, debes saber que existen varias opciones, y para elegir la que más te conviene, lo ideal es que conozcas cuáles son las diferencias y qué beneficios podría generarte cada una para poder sacarle el máximo provecho al crédito. 

Los préstamos más populares entre los mexicanos son los créditos de nómina, préstamos personales y los préstamos inmediatos, y si bien los tres te otorgan el dinero solicitado, existe una diferencia en la manera en la que funcionan y los beneficios que podrían darte. 

Préstamos personales 

Son los más comunes y no es necesario un trámite muy engorroso. Para obtenerlos no es necesario que recibas tu quince en el banco, pero si tener un buen historial crediticio y presentar los documentos solicitados. Algo positivo de este tipo de créditos es que te da la posibilidad de acceder a montos bastante altos. 

Créditos de nómina

Como su mismo nombre lo indica, debes tener una cuenta de nómina en el banco para poder acceder a ellos; es decir, debes recibir quincenalmente tu paga a través de una entidad bancaria. Lo que caracteriza a este tipo de bancos, es que obtenerlos es muy sencillo, y manejan tasas más cómodas, ya que existen menos probabilidades de mora por parte de los clientes. 

Préstamos inmediatos

Como su nombre lo dice, estos préstamos se caracterizan por la rapidéz con la que son entregados. El tiempo de espera puede llegar a ser hasta 30 minutos. Aunque son accesibles para la mayoría de las personas por los pocos requisitos que presentan, el valor de las tasas de interés son más elevadas que de otros créditos, por lo que es recomendable solicitarlos para atender alguna emergencia. 

No importa qué préstamo elijas, es importante que antes de solicitar uno compares las alternativas que tienen las entidades bancarias para asegurarte de obtener el mejor para tu perfil y tu bolsillo. 

Seguridad

Los préstamos inmediatos, se han vuelto una de las herramientas financieras más recurrentes para las personas que estén atravesando por alguna emergencia, ya que el dinero es entregado de manera rápida e incluso puede ser solicitado a través de la web. Sin embargo, este último punto es lo que muchas veces genera dudas si se quiere solicitar un préstamo inmediato por la poca confianza que aún hay respecto al internet, sobre todo, cuando se trata de pedir dinero.

Aunque las estafas y los robos están a la orden del día en internet, eso no debe ser impedimento para realizar tus operaciones a través de esa plataforma. 

Lo primero, es que debes tener mucho cuidado con las páginas que buscas. Si vas a pedir un préstamo inmediato a través de la web, no te deben solicitar ningún tipo de contraseña o clave, pues no necesitan esa información. Si es que te piden estos datos, es recomendable cerrar ese portal y buscar otro.

En segundo lugar, recuerda siempre buscar recomendaciones sobre la entidad. Hoy en día las redes sociales y el internet, son una gran ventana para encontrar opiniones y experiencias sobre lo bueno y malo de todo tipo de servicio o empresa. 

Al revisar su página web, asegúrate que funcione bien y que tenga información correcta en su portal. 

Por último, utiliza comparadores web donde puedes encontrar información de empresas respaldadas por la ley, para estar seguro de que estás pidiendo tu préstamo a una entidad confiable. 

Pago puntual

La popularidad de los préstamos inmediatos a crecido de manera rápida en los últimos años gracias a lo fácil que es poder acceder a ellos. Aunque el error se encuentre en no tomar este préstamo como una responsabilidad financiera que se debe pagar, lo cierto es que, si eres puntual con el pago, esto te dará más beneficios de los que crees. A continuación, te contaremos dos de los más principales.

En primer lugar, ser responsable con los pagos de tus cuotas, demuestra, no solo a la entidad en la que obtuviste el crédito, sino a todas que busquen información tuya al momento de evaluarte, que eres un buen cliente. Por lo que, si en el futuro quieres solicitar un crédito, éste te será aceptado de manera más rápida y con más facilidades. 

Y en segundo lugar, al buscar próximos financiamientos y teniendo un buen historial crediticio gracias a tu puntualidad con los anteriores préstamos, podrás hacerlo con montos más grandes; es decir, esta vez podrás pedir prestado más dinero.

Errores

Uno de los principales errores que cometen las personas al momento de solicitar un préstamo inmediato, es el no planificarlo. Sin embargo, con esto viene una cadena de equivocaciones que no harán más que afectar tu bolsillo.

Antes de solicitarlo, debes preguntarte si realmente necesitas el crédito, pero hay situaciones en las que no deberías no considerar optar por uno:

- Si piensas prestar el dinero a otra persona, es mejor que retrocedas. Este tipo de créditos no suelen tomar en cuenta el Buró de Crédito, por lo que, a menos que el interesado seas tú, no deberías solicitarlo. 
- Si tienes un crédito que aún está vigente, seguir pidiendo dinero sólo hará que te endeudas más; además, considera que los préstamos inmediatos tienen tasas de interés mucho más altas que los otros créditos.
- Pedir dinero para comprar algo que no es necesario o para compras compulsivas es un gran error. Si no se trata de una situación que debe ser atendida en ese momento, espera un par de días y pregúntate si aun la necesitas.
- Si piensas invertir el dinero del préstamo en casinos o tragamonedas, deberías no considerarlo ni por equivocación. No sólo arriesgas tu dinero, sino que tendrás que devolver más dinero por los intereses y puedes terminar cayendo en el vicio del juego. 

Tips

Aunque los préstamos inmediatos sean cada vez la opción más tomada por muchas personas, lo cierto es que no todas se detienen a pensar si esa es realmente la herramienta financiera que más les conviene. Antes de elegirlo, hay algunos puntos que deberías considerar:

1. Las tasas de interés para este tipo de préstamos son muy altas, y en algunos casos, podrías terminar pagando hasta el doble del monto que solicitaste. En estos casos, debes evaluar si te conviene más pedir un préstamo personal, que, aunque tenga un tiempo más largo de espera y más requisitos, no te saldrá tan caro al momento de pagarlo. 

2. La urgencia en estos casos puede jugarte en contra, si tienen la posibilidad de esperar unos días más, puedes hacerlo. Así estarías ahorrando dinero que puede servirte para otra cosa. 

3. Algo que siempre debes tener en cuenta, es el evaluar las alternativas. De esta manera podrás conocer de primera mano qué entidad es la que te conviene elegir para aprovechar al máximo el dinero que piensas pedir. Para hacer esto, lo ideal es que utilices comparadores web; allí te mostrarán el porcentaje de las tasas, las comisiones y los tiempos. Prueba usando el comparador de préstamos inmediatos de Comparabien.

Recuerda que antes de solicitar un préstamo inmediato, debes estar seguro que es la mejor opción para tu bolsillo.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.