Guía de Préstamos Personales

Si necesitas un préstamo personal, debes estar seguro que has encontrado la mejor opción. Encuentra aquí consejo imparcial para ayudarte a tomar la mejor decisión.

Los préstamos personales son solicitados por los clientes para poder usarlos en lo que crean conveniente (pagar otras deudas, compra de artefactos, viajes, emergencias médicas, etc.) Sin embargo, al no estar garantizados por deuda; es decir, por el objeto a adquirir, suelen tener intereses más altos.

Requisitos

Si estás en busca de una ayuda financiera y decidiste que la mejor opción es un préstamo personal, debes estar seguro que cuentas con la documentación requerida para que el crédito te sea otorgado más rápido.  

Los requisitos básicos con los que debes contar para poder solicitar el crédito a la entidad bancaria, son:

1. Documento de identidad personal (también puede ser el pasaporte).

2. Documentos que justifiquen tu domicilio: recibos de agua, luz, teléfono y predial. Además, en muchos bancos exigen que tengas como mínimo un año de antigüedad en el lugar donde vives.

3. Últimas boletas de pago para justificar tus ingresos mensuales. Además, al igual que con la vivienda, es necesario tener un año de antigüedad en el trabajo; esto se puede justificar a través del contrato laboral en el que se indique la fecha que ingresaste.

4. Llenar la solicitud de crédito del banco elegido. Primero, recuerda que debes comparar alternativas para ver qué oferta es la que te ofrece más beneficios.

Por último, recuerda que un requisito indispensable es que cuentes con un buen historial crediticio; es decir, que seas puntual con tus pagos y sobre todo, que no estés sobreendeudado. De esa manera, el banco tendrá la garantía de que eres un buen cliente.

Términos

Si ya te decidiste en solicitar un préstamo personal, debes saber que es importante que conozcas todo sobre él, en especial, los términos y demás elementos que podrían estar incluidos en pagos que no necesariamente son de la tasa de interés.

La tasa de interés no es el único pago fuera de tu crédito que vas a abonar mensualmente a la entidad financiera; en muchas de ellas se incluyen comisiones, envíos de estados de cuenta, seguros, penalizaciones, entre otros, lo que termina haciendo más grande el pago que debes hacer.

Antes de decidirte por este crédito y elegir el más conveniente para tu bolsillo, debes fijarte en el Costo Anual Total o CAT, que es donde se incluyen todos los costos adicionales al crédito y con el que podrás saber con certeza cuánto pagarás por el dinero que estás solicitando al banco.  

Una manera de saber el valor aproximado del CAT, es comparando las alternativas de las entidades financieras que ofrecen este tipo de crédito.

¿Crédito de nómina o personal?

Si bien ambos créditos son una ayuda financiera cuando se necesita dinero extra, cada uno está destinado a un perfil financiero específico y escoger entre uno de ellos no es tan complicado como piensas.

- Primero, si recibes tus pagos en una entidad bancaria, es probable que lo que más te convenga sea el crédito de nómina, ya que no tendrás que preocuparte del pago de las cuotas, pues ésta se debitará automáticamente.

- La cantidad que solicites debe ir de acuerdo con el dinero que recibes a través de ese banco. Si buscas un préstamo mayor y cuentas con otra fuente ingresos, puedes tener como opción solicitar un préstamo personal.

- Si eres un trabajador independiente y necesitas dinero extra, una buen opción es el préstamo personal. Para hacerlo debes justificar todos tus ingresos con los papeles correspondientes.

Antes de pensar en solicitar un préstamo debes saber si es el adecuado para ti y si puedes aprovechar sus beneficios. El mercado financiero tiene muchas posibilidades y herramientas que pueden brindarte la ayuda que necesitas.

Errores

Los errores que se pueden cometer cuando se solicita un crédito pueden ser muchos: no fijarse en las tasas, sobreendeudarse, entre otros; sin embargo, uno de los errores más grandes y que no puedes darte el lujo de cometer, es el ser aval de alguien sin estar seguro al 100%.

Ser aval de alguien, significa que respaldas a la persona que está solicitando un crédito; es decir, que te comprometes a hacerte responsable de su deuda en caso no lo pueda pagar. Esto quiere decir que, si la persona que solicitó el crédito no puede continuar pagándolo, la deuda pasará a ser tuya y tendrás la obligación de pagarla.

Si una persona que conoces te ha pedido convertirte en su aval, antes de aceptarlo, debes pensarlo muchas veces. Primero, debes asegurarte de que la persona está en condiciones de poder pagar el crédito y las cuotas mensuales; es decir, que tiene estabilidad laboral y económica; además, deberías conocer su historial crediticio y saber qué tan buen cliente es para banco. Por último, si lo aceptas, debes ser consciente que te estás involucrando en el asunto, y por lo tanto, debes hacer seguimiento a los pagos y estar atento para evitar problemas.

Otro de los errores que también debes evitar al momento de solicitar un préstamo personal, es el no planificarlo. ¿Por qué esto es importante? En primer lugar, hablamos de un compromiso y una responsabilidad financiera que te llevar muchos años y que debes cumplir mes a mes, por lo tanto, antes de solicitarlo, debes estar seguro que tu presupuesto no se verá afectado al momento de pagar las cuotas.
 

Mitos

Si es la primera vez que vas a solicitar un préstamo personal, seguramente tienes muchas dudas. Y es que, como con casi todas las cosas en este mundo, los créditos no están excluidos de comentarios y mitos.

Sin embargo, los créditos bancarios, sean del tipo que sean, son herramientas muy útiles y que nos ayudan cuando de problemas financieros se trata. Por eso, antes de solicitar uno, debes despejar todas las dudas que tengas sobre ellos, en especial, de los préstamos personales.

1. Si tienes temor a atrasarte con el pago de las cuotas, puedes optar por el débito automático. Con esto, la entidad financiera en donde prestaste el dinero estará autorizada para realizar el cobro de la cuota desde tu tarjeta, automáticamente. Pero, si estás atravesando una difícil situación económica y no puedes cumplir con el pago, lo primero que debes hacer es conversar con la entidad para llegar a un acuerdo.  

2. Muchos tienen miedo a perder su empleo y no poder seguir con el pago del crédito. Si estás atravesando por esta situación, debes saber que al pagar tu préstamo, también estás pagando por un seguro, en el que, por lo general, está incluido el de desempleo. Antes de firmar por un crédito, consulta a la entidad financiera por esta opción.

3. Si te preocupa pedir un monto muy alto y luego no poder pagarlo, pierde cuidado de eso. Al momento de solicitar el crédito, el banco hace una evaluación de tus finanzas para evaluar qué cantidad es la que puedes pagar. Por lo que, si pides un monto muy alto, ellos te informarán si es posible otorgarte el crédito o no.

4. Aceptar una tasa de interés muy elevada, y en efecto, terminar pagando más de lo previsto en las cuotas, se puede evitar si antes de solicitar el crédito comparas las alternativas de préstamos personales y eliges la tasa que más te conviene. Esta es una manera de revisar los beneficios y condiciones que las entidades te ofrecen.

Recuerda que antes de solicitar un préstamo, debes estar seguro que es el ideal para ti y que podrás aprovechar los beneficios que recibirás. 

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.