¿Hay deudas Buenas y Deudas malas?

Enviado por Luis Yndigoyen el Mié, 16/04/2014 - 15:03
¿Hay deudas Buenas y Deudas malas?

¿Todo préstamo bancario es malo? No, como tampoco es bueno tomar un préstamo con cualquier institución.
Hace algunos años era mucho más difícil, en todo Latinoamérica, tener acceso a un préstamo, pero desde hace un par de años la entrada de nuevos jugadores al mercado financiero ha ampliado las opciones, habiendo algunas más convenientes que otras.

Ante esta facilidad para tomar préstamos es importante que sepamos evaluar cuando es positivo para nosotros contratar un préstamo y cuando puede ser un lastre que nos complique en el futuro.

¿Cuándo es positivo?:
Si es algo que nos va a generar más dinero en el mediano/largo plazo: un inmueble para alquilar, un vehículo que vamos a poner a trabajar, estudios que nos pueden dejar listos para una promoción o para buscar nuevas opciones laborales; Si lo vamos a usar para poner un negocio o ampliar uno que ya tengamos (más capacidad de producción o de distribución, mayor inventario para vender).

Consideremos también si nos va a servir para gastar menos dinero en el mediano/largo plazo: un préstamo hipotecario que va a hacer que en vez de pagar renta podamos ir pagando una vivienda, refinanciar en un solo crédito y cancelar varias tarjetas de crédito, un filtro para la llave del agua para no gastar cientos de pesos al mes en agua embotellada, una cafetera para pasar café y dejar de pagar 40 pesos todas las mañanas por un buen café tostado.

¿Cuándo es negativo?:
Cuando por el contrario, ese dinero no generará más flujo o No nos ayudará a gastar menos: Compras implusivas (compras de ropas que no necesitamos, el último celular cuando aún no nos tocaba cambiarlo), o comprar un nuevo coche.

En sí, estas compras no son necesariamente "malas", lo malo es NO tener el dinero ahorrado y pedir prestado un dinero, que NO es nuestro, para comprar esto bienes o hacer uso de esos servicios.
O cuando nos va a dar un beneficio en el muy corto plazo y no más: Lujosas cenas no planificadas, paquete de viaje por semana santa no presupuestado, entradas a un concierto.

Recomendaciones para pedir un préstamo:

  1. Escribir en máximo 15 palabras para qué vamos a usar ese préstamo y cuál es la justificación.
  2. Evaluar en dos minutos si es una deuda buena o mala
  3. Busque opciones para el préstamo, vea al menos 4 o 5 bancos, ya sea por la web, por teléfono. O mejor aún, use un comparador de créditos como www.comparabien.com donde en un minuto tendrás ese trabajo hecho para ti.
  4. Hacer en una hoja de cálculo el flujo actualizado de ingresos y egresos (cuente todos los gastos incluso aquellos que “suceden” todos los meses a pesar de no estar planificados bajo el rubro de “otros2 o imprevistos”)
  5. Evalúe sinceramente si puede contratar ese préstamo o no
  6. Si la respuesta es positiva, contrate el préstamo, no sin antes validar a detalle el monto mensual que pagará mes a mes, el plazo en que pagará la deuda, si puede prepagarla y si hay algún costo adicional (por uso de una tarjeta o mantenimiento de una cuenta asociada al préstamo, etc).

---

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.