Las herramientas básicas que debes guardar en el auto

Enviado el Vie, 29/01/2016 - 15:55
Hay pequeños problemas que tú puedes arreglar y debes estar preparado.
Las herramientas básicas que debes guardar en el auto

Cuando nos volvemos propietarios de un coche, obligatoriamente debemos aprender un poco sobre mecánica. Nadie dice que debemos volvernos expertos pero la idea es que al menos sepamos los nombres de las partes y cómo resolver algunos problemas básicos.

Pero para lograrlo debemos contar con el equipo necesario. Es por eso que hemos elaborado una lista de las principales herramientas que debes guardar en la maletera de tu auto. Algunas las puedes encontrar en la caja de herramientas que hay en casa y otras habrá que comprarlas. Presta atención y sabrás para qué te servirán.

1. Una linterna: Es básica por si en algún momento te quedas varado en la noche. Y por supuesto, debes acompañarla por un par de baterías extra.

2. Destornillador de cabeza plana y de estrella: Te servirá en caso necesites cambiar tu neumático o también si algo dentro del auto necesita un ajuste.

3. Cinta aislante: Para fijar alguna cosa que se esté saliendo o cayendo mientras la llevas al mecánico a que haga la verdadera reparación.

4. Llave francesa: Si lo que hay que ajustar o aflojar no son tornillos sino tuercas, esta herramienta te servirá.

5. Gato hidráulico o mecánico: Si vas a cambiar la llanta que se pinchó, necesitarás esto para levantar el auto.

Tampoco está demás tener un par de guantes, ya que cuando hay que revisar el auto siempre corremos el riesgo de mancharnos las manos o la ropa. Recuerda que estas herramientas sirven solo para arreglar cosas rápidas y sencillas, para cualquier otra cosa deberás llamar a la aseguradora para recibir asistencia vial o llevar tú mismo el auto a uno de los talleres. Así que si aún no aseguras tu auto, puedes empezar a hacerlo comparando las pólizas en Comparabien.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.