¿Será bueno empezar el año con un préstamo personal?

Enviado por Equipo Comparabien el Vie, 01/02/2019 - 08:14
No hay momento ‘bueno’ ni ‘malo’ para pedir un crédito. Lo que importa es para qué lo usarás y si estás en capacidad de afrontarlo.

Para muchos la cuesta de enero aún no acaba, tal es así que el presupuesto sigue ajustado y todavía tienen mucho por devolver a la tarjeta de crédito. Lo que complica más la situación es que hay algunos gastos pendientes que no se han podido cubrir o llevar a cabo, lo que hace que se acumulen más y más cosas por solucionar. En esta situación, ¿será bueno solicitar un préstamo personal?

Lo primero que debes tener en cuenta es cuál es tu caso particular, pues no hay una realidad que se ajuste a todos.

Para pagar deudas: Si eres de los que utilizó sus tarjetas de crédito para todo en diciembre y en enero apenas empezó a pagar una de las muchas cuotas que quedan, un préstamo personal es una buena opción siempre y cuando la tasa de interés sea menor que la de la tarjeta. Esto porque una vez que cuentes con el dinero, podrás cancelar esas compras y dedicarte solo a pagar el crédito. Así unificas la deuda y ahorras comisiones y demás gastos.

Pero recuerda, para que te otorguen el crédito es necesario demostrar un buen historial crediticio y eso dependerá de qué tanto te has endeudado antes y cómo has cancelado esas deudas.

Para cumplir objetivos: Si el inicio de enero también fue difícil para ti, pero a diferencia del caso anterior, no tienes deudas activas, ¿será bueno pedir un préstamo para cumplir algún objetivo? Para decidirlo, evalúa cuánto dinero tienes disponible a fin de mes para pagar ese préstamo. Si la respuesta es cero, lo mejor será que empieces por reducir gastos, así te queda algo de efectivo que puedas disponer para las cuotas mensuales.

Por el contrario, si sí estás en condiciones de devolver algo del dinero mes a mes, puedes solicitar un crédito y cumplir con tus objetivos, aprovechando el tiempo y comprometiéndote a pagar puntualmente por el dinero solicitado. Esta opción es adecuada cuando no cuentas con ahorros para financiar lo que deseas, pero sí con una cantidad mensual que puedes disponer a modo de cuota.

No lo olvides, si optas por solicitar el crédito, debes asegurarte de escoger una alternativa que te convenga y para eso, lo mejor es comparar las opciones.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios