4 formas de ahorrar y comprar el mejor seguro para su auto

Enviado por Equipo Comparabien el Mié, 01/06/2016 - 10:25
Los seguros no siempre tienen que ser caros y hay cuatro estrategias que puede usar para que el precio termine bajando lo más posible.

La industria aseguradora tiene la mala fama de ser cara. Las personas se quejan de no poder contratar un seguro para su auto porque los precios están por las nubes y con todos los otros gastos, ya no alcanza para la “protección”.

Las quejas no hacen que adquirir un seguro sea menos importante, porque en caso de un accidente, igual estará desprotegido y tendrá que pagar un dineral para cubrir todos los daños ocasionados, esto ya sea que fuere el responsable como si no.

Sin embargo y aunque piense que es imposible, ahorrar en asegurar su auto sí es posible y aquí le contamos cuatro formas de hacerlo.

1. Pague al contado:
No hay duda que los productos al contado siempre son más baratos que los diferidos a cuotas, así que si tiene algo de dinero ahorrado podría utilizarlo en comprar el seguro y verá la diferencia entre los precios. Si no puede costear la compra, no se preocupe, revise las siguientes estrategias y pague con tarjeta y a meses sin intereses.

2. Compare los productos:
Está demostrado que al revisar más de una opción puede encontrar cosas mejores y más baratas. No se quede con la promoción que vio en la televisión, tómese un par de minutos y compare todas las aseguradoras. Esto puede parecer difícil a simple vista pero para eso existen los comparadores de seguros como el de Comparabien. En un click ya tiene todas las opciones y puede comparar beneficios, precios, etc.

3. Tenga un buen historial de manejo:
El precio del seguro no solo dependerá de la aseguradora, el conductor también influye bastante. Su edad y sobre todo, su historial de manejo, le demuestran a la compañía que sabe mantenerse alejado de los siniestros, por lo que si no ha tenido multas ni se ha visto involucrado en accidentes, su seguro puede costar más barato. Si antes no tomó esto en cuenta, es tiempo de empezar a manejar mejor.

4. Maneje un auto “no tan nuevo” o de marca conocida:
Los autos antiguos “no tan antiguos”, es decir, modelos con algunos años de antigüedad resultan más baratos de reparar, al igual que las marcas más populares y cuyos repuestos son más fáciles de encontrar. Estos factores afectan el precio de su seguro pues la aseguradora evalúa cuánto le costaría reparar el auto en caso de un siniestro.

No hay más que pensar, aplique cualquiera de estas estrategias (¡o las cuatro!) y ahorre en la póliza. Nunca más manejar desprotegido.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger
Twitter: @Jovi272

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios