Blog de Consejos - Mi Dinero

Aquí podrás obtener ayuda financiera para que puedas cumplir tus obligaciones financieras del día a día y también para que puedas ahorrar o prevenir lo que venga en el futuro

Muchos jóvenes tienen en mente algunos sueños y metas por cumplir, pero no cuentan con el dinero necesario para hacerlo. Pedir un préstamo personal se les cruza por la mente, pero se sienten limitados porque no saben cómo funciona el mundo financiero y tienen miedo de equivocarse escogiendo una alternativa que no les conviene.

Los préstamos personales fueron creados para arreglarnos la vida. Si llega un momento en que no tenemos la cantidad de ahorros necesaria, pero sí una meta importante por cumplir, podemos recurrir a ellos para obtener el financiamiento y alcanzar nuestro objetivo; siempre y cuando entendamos que mes tras mes, deberemos devolver el dinero en la cuota establecida.

Para los jóvenes ahorrar puede resultar difícil al principio, pero una vez que el hábito se construye, empezará a fluir todo con naturaleza. Una vez que empiezas a crecer, tus papás o abuelos ya no son los responsables de darte dinero para cubrir tus gastos.

Es emocionante planear la llegada de un bebé a la familia, pero antes de enfocarte en la decoración del cuarto, la fiesta de bienvenida y demás festejos previos, asegúrense de que están listos financieramente para recibir al nuevo integrante.

Sin duda, la primera tarjeta de crédito siempre será la más especial de todas. Si eres un joven que empezó en su primer trabajo recientemente, se graduó de la universidad, probablemente estás pensando adquirir o ya adquiriste tu primer plástico, y ahora es clave que sepas cómo darle un buen uso.

Seguramente has escuchado hablar de los préstamos inmediatos o microcréditos. Básicamente, son como los préstamos personales regulares, pero más rápidos y más fáciles de obtener. El principal gancho de estas empresas es que ofrecen darte el dinero en tiempo récord, aún si estás en el Buró de Crédito.

Existen dos tipos de productos crediticios: los préstamos a plazo fijo y los créditos revolventes. Cada uno tiene características particulares y condiciones crediticias (CAT, Tasa de interés, requisitos, etc) específicas. Aquí te explicamos cómo funciona cada uno.

Para quienes empiezan en su primer trabajo es común pensar que recibirán una quincena millonaria, que les alcanzará para cubrir todos sus gastos, ahorrar y encima, darse algunos gustitos. Pero lo cierto es que, al momento de ver el cheque de paga, la mayoría se pregunta dónde quedó el resto del dinero.

Si se trata de conseguir un dinero extra para cubrir algún gasto, el mercado está lleno de opciones. Puedes recurrir a un prestamista, pedir dinero a un familiar, pedir un préstamo personal, empeñar algo de valor, entre otras. ¿Todas te convienen? Esa es una pregunta distinta.

Ahorrar reduciendo las compras que realizas es posible. Cait Flanders dejó de ir de shopping por un año y ahorró 13 mil dólares. ¡Tremendo! Pero real. Esta mujer se dio cuenta de que estaba usando demasiado su tarjeta de crédito y que su nivel de ahorros era prácticamente nulo, por lo que decidió hacer algo al respecto.