Blog de Consejos - Mi Dinero

Aquí podrás obtener ayuda financiera para que puedas cumplir tus obligaciones financieras del día a día y también para que puedas ahorrar o prevenir lo que venga en el futuro

Jurar que irás al gimnasio todos los días es una de las metas más usadas, pero también una de las menos cumplidas. La verdad es que, si quieres obtener mejores oportunidades para tu año, es decir, acceder a mejores puestos, tener más ingresos, sentirte mejor, conocer más gente, entre otras cosas, hay algunas recomendaciones que puedes implementar a tu día a día.

Estamos a pocos días de la tan esperada fiesta navideña y es común que los centros comerciales y todas las tiendas empiecen a colapsar por la cantidad de gente que los visita. Las personas que aún no pudieron comprar su lista navideña salen a las calles dispuestas a encontrar el regalo perfecto, y aunque no tengan ahorros disponibles, tienen un as bajo la manga: el tan amado plástico.

Sabemos que la temporada navideña es una locura. Miles de personas en las calles intentando hallar el regalo perfecto (o al menos uno que saque una sonrisa a sus seres queridos), muchas veces incluso gastando más de lo que deberían.

Aunque muchos tengan miedo de los plásticos, lo cierto es que son una herramienta ideal para tus finanzas, pero es importante aprender a manejarlos para mantener el control y evitar problemas en el presupuesto.

Si te pusieran el reto de ahorrar la mayor cantidad de dinero que puedas durante un mes, ¿cuánto dinero crees que podrías conseguir? Para muchos ahorrar es complicado porque no encuentran maneras de seguir haciéndolo.

Juan tiene dos tarjetas de crédito y es muy cuidadoso con ellas. Las utiliza para comprar en línea, para pagar por algunos servicios, salir a comer fuera y en algunas compras que no puede pagar en una sola cuota. Uno de los bancos llamó a Juan y le ofreció aumentar su línea de crédito. Él aceptó y la duplicaron.

Si estás ansioso y te sientes listo para independizarte, te decimos lo que debes prever para que este paso a la adultez lo hagas con seguridad y con la menor cantidad de imprevistos financieros posibles. Evita tener que recurrir a papá o a mamá para que te ayuden a pagar tu renta, o surtir tu despensa con la de ellos.

Muchos jóvenes tienen en mente algunos sueños y metas por cumplir, pero no cuentan con el dinero necesario para hacerlo. Pedir un préstamo personal se les cruza por la mente, pero se sienten limitados porque no saben cómo funciona el mundo financiero y tienen miedo de equivocarse escogiendo una alternativa que no les conviene.

Si no tienes un historial crediticio es importante que tomes una decisión y elijas una opción para generar el historial. Puede ser a través de una tarjeta de crédito un préstamo inmediato.

Para los jóvenes ahorrar puede resultar difícil al principio, pero una vez que el hábito se construye, empezará a fluir todo con naturaleza. Una vez que empiezas a crecer, tus papás o abuelos ya no son los responsables de darte dinero para cubrir tus gastos.