5 cosas que hubiese querido saber sobre los préstamos inmediatos antes de solicitar uno

Enviado por Equipo Comparabien el Mié, 26/06/2019 - 09:24
El dinero instantáneo o rápido que brindan estos préstamos puede sacarte de un apuro, pero es necesario que seas consciente de las consecuencias de solicitarlo.

Si se trata de conseguir un dinero extra para cubrir algún gasto, el mercado está lleno de opciones. Puedes recurrir a un prestamista, pedir dinero a un familiar, pedir un préstamo personal, empeñar algo de valor, entre otras. ¿Todas te convienen? Esa es una pregunta distinta.

Dentro de todas las opciones, una de las que se ha convertido en la favorita de muchos mexicanos, sobre todo entre los jóvenes, son los préstamos inmediatos. Como lo lees, son esos préstamos la primera alternativa que viene a la mente cuando se trata de conseguir dinero rápido. Pero, ¿habrá un final feliz al final de este cuento financiero?

Antes de que te lances a solicitar uno, te invitamos a conocer de qué tratan y cuáles son las ventajas y desventajas que representan, todo resumido en las cinco cosas que desearías saber antes de pedirlos:

1. ¿Por qué estos préstamos gustan tanto?
¡Porque son rápidos! Los millennials están acostumbrados a todo lo automático, obtener respuestas en redes sociales al instante, generar códigos de descuento en cuestión de minutos, y cuando se trata de pedir un préstamo, si este puede ser generado en tan solo unas horas, ya ganaste su corazón. Entonces, la rapidez es una de las razones por las que tienen tanto éxito.

Pero eso no es todo. Los pocos requisitos que solicitan son uno de los pilares más fuertes cuando se trata de los préstamos inmediatos. No todos tienen un buen historial crediticio, y muchas personas piensan que el banco ni siquiera los dejará entrar a sus oficinas a enviar su solicitud. En cambio, la mayoría de financieras solicitan que tengas un documento de identidad y una cuenta donde depositar el dinero, sin nada más. Sin duda, esa es la otra razón que los ha convertido en los favoritos.

2. Pero ¿resultan más caros?
En la mayoría de casos, sí. Y es que la inmediatez y el no tomar en cuenta el historial crediticio hace que cada entidad tenga que tomar precauciones, es decir, colocar tasas de interés más altas a los clientes, de manera que valga la pena prestarles el dinero, aún cuando tengan un perfil riesgoso. Algunas entidades pueden ofrecerte “0% de interés”, pero debes abrir bien los ojos y mirar las condiciones del crédito, porque las comisiones, seguros y cobros adicionales, podrían estar haciendo todo el trabajo y sacando más dinero del que piensas.

3. ¿Y la devolución del dinero?
Otro punto a considerar es que el plazo de devolución es mucho más corto que en un préstamo personal regular. En algunos casos, deberás devolverlo en no más de 45 días, mientras que otros pueden darte hasta tres meses. Unos préstamos se devuelven en una sola cuota, otros te permiten cancelar mensual o quincenalmente. Entonces, necesitas hacer las cuentas con un calendario a la mano y saber si una vez que pasen los días, tendrás el dinero necesario para cancelarlo. Por la elevada tasa de interés, atrasarte puede terminar causándote un grave problema financiero.

4. ¿Hay peligro de estafas?
Este tema está muy ligado a los préstamos inmediatos porque muchas empresas inescrupulosas han lucrado con la necesidad de las personas y les ofrecían préstamos inmediatos, pero al final terminaban estafándolos. Entonces, si ves una oferta que es demasiado buena para ser cierta, te piden contraseñas, datos personales y hasta dar un anticipo a modo de comisión para poder desembolsar el dinero, ¡huye! Y no aceptes ningún trato.

5. Entonces, ¿los solicito o no?
No se trata de satanizar este tipo de productos financieros, sino de aprender cuándo puedes usarlos y sacarles el máximo provecho. Los expertos recomiendan que los utilices solo en caso de una emergencia que deba ser solucionada a la brevedad posible, ya que obtendrás el dinero en poco tiempo y podrás resolverla. Y que siempre te asegures de solicitar lo que necesitas y no más, para evitar gastos innecesarios.

En ese caso, siempre es recomendable que compares las alternativas y confíes en entidades que estén registradas. Puedes utilizar comparadores web como el de Comparabien.com.mx, donde solo aparecen entidades que han sido previamente analizadas, y así no serás engañado.

Algo que no debes dejar de tomar en cuenta es que la facilidad con la que se obtiene este tipo de préstamos hace muy fácil que uno sea seducido por ellos y por la idea de tener un dinero extra para conseguir un capricho, llevándote a solicitarlos cuando realmente no los necesitas. Para evitarlo, es necesario que siempre pienses en qué es lo que quieres lograr con ese dinero y si realmente es importante.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios