Esta es la estrategia que debes usar para gastar menos con tu tarjeta de crédito

Enviado por Equipo Comparabien el Mié, 26/12/2018 - 09:28
Los plásticos tienen muchos beneficios que aportan a nuestras vidas, pero es necesario mantener un equilibrio y asegurarnos de no gastar más de lo que podemos pagar.

Las personas suelen tener dos posiciones con respecto a las tarjetas: o las odian, o las aman. Los primeros, piensan que son obra del diablo y que es mejor mantenerse alejados de ellas, pues todo lo que hacen es incitarte a gastar más. Por otro lado, los segundos, las aman y las utilizan para todo, pues son conscientes de que les permiten obtener beneficios y quieren aprovecharlas al 100%.

Lo cierto es que ninguna de las dos posiciones es correcta. Lo ideal es que seas consciente de que las tarjetas son una herramienta ideal para las finanzas, pero deben ser manejadas con cuidado para evitar que nos causen problemas.

Es por eso que, para los que se preocupan por gastar mucho con su plástico, hay una estrategia que pueden aplicar para controlar los gastos con su tarjeta y utilizarla cuando valga la pena. ¿Qué es lo que debes hacer? Básicamente, colocar un monto mínimo de financiamiento, es decir, seleccionarás una cantidad mínima como requisito para utilizar tu tarjeta. Por ejemplo, no utilizarás la tarjeta para gastos menores a 400 pesos.

Aunque no lo creas, esta estrategia te ayudará a mantener mayor control con tus gastos, pues está comprobado que al pagar con efectivo las personas suelen medirse mucho más que al utilizar la tarjeta, pues esta representa mayor comodidad y les dan facilidades. Además, al usar la tarjeta no “vemos” que el dinero se está yendo, pero al pagar con un billete, sí vemos cómo el dinero se reduce.

Al utilizar esta estrategia, seguirás obteniendo los beneficios que te dan los plásticos, pero los usarás cuando realmente valga la pena, y no para financiar gastos tan pequeños que, a la larga, pueden llevarnos a continuar gastando de más.

Un punto clave en el uso de las tarjetas, además, es que estés seguro de usar aquella que más te conviene. Cada plástico tiene diferentes beneficios, por ejemplo, acumulación de millas, descuentos, etc. ¿Cuál es el que te conviene? Compara las alternativas y comprueba si la que tienes es la que mejor va con tu perfil o si deberías cambiarla.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios