Cómo salir del hoyo financiero

Enviado por Alfredo Ramírez el Mié, 19/02/2014 - 16:42
Cómo salir del hoyo financiero

Las consecuencias de estar en una central de riesgo es estar inhabilitados para acceder a créditos otorgados por las instituciones financieras, créditos que pueden ayudarnos a cubrir imprevistos o emergencias que no podremos cubrir con nuestros ingresos, pero también que manchan nuestro perfil de crédito en un futuro aun cuando nuestras condiciones financieras hayan mejorado. Estas manchas no salen fácilmente de nuestra historia.

Por si esto no fuera poco, el incumplimiento de pagos lleva al acarreo de multas y costos financieros que incrementan nuestra deuda, siendo aun más difícil pagar y finalmente pueden llevar a la completa insolvencia y embargo de propiedades.

Si esto te pasa o le pasa a alguien cercano a ti, la pregunta que nos hacemos es cómo salir de este hoyo.
No hay salidas fáciles y en todos los casos implican un esfuerzo adicional por nuestra parte de hacer justamente lo contrario a lo que vinimos haciendo, es decir tener un manejo responsable de nuestras finanzas.

1. Analiza tu posición financiera

  • Haz un recuento de todas las deudas que tienes, deudas bancarias, deudas de pagos de servicios, deudas a familiares, etc. Que no se escape nada, es importante saber cuan profundo estas en el pozo.
  • Luego haz una evaluación de tus ingresos, cuánto percibes mensualmente y proyéctalo hacia un año, incluye también los ingresos extraordinarios como gratificaciones, bonos, utilidades… recuerda que todo sirve. Si recibes ingresos de otros, si tienes tu negocio o si recibes rentas por propiedades inclúyelas.
  • Finalmente haz una lista de tus propiedades, sean departamentos, casas, terrenos, autos, valores, acciones, depósitos a plazo, etc. Estos bienes tienen un valor de mercado que puedes estimar y te pueden ayudar a cubrir huecos de deudas importantes.

2. Elabora un plan de pago.

  • Ahora te toca hacer los cálculos, de todo lo que debes, cuánto puedes cubrir con tus ingresos ordinarios (recuerda que debes descontar de tus ingresos lo necesario, cubrir tus gastos básicos como renta, comida, escuelas, etc.).
  • Si aun no cubres tu deuda, incluye los ingresos extraordinarios (gratificaciones, bonos, etc.). Si aun así no cubres tu deuda, probablemente debes hacer planificar el pago por un plazo mayor a un año y seguir sumando.
  • Finalmente debes pensar si vale la pena vender alguna propiedad para poder cubrir tu forado de deuda.
  • Aquí no hay formulas mágicas, depende de ti de pensar en una forma que puedas cubrir lo que debes con lo que tienes.

3. Renegocia tus Deudas

  • Este paso lo debes hacer sólo cuando tengas claro un plan de pagos que sea factible para ti, pues cuando vayas a renegociar te van a preguntar, cuanto piensas pagar cada mes y por cuanto tiempo.
  • Para renegociar tienes que comenzar por las deudas mas caras, que son las que incurren en mayores costos de interés o multas. Estas son las que debes pagar primero, porque empeoraran tu situación con el tiempo. Por ejemplo, si tienes varias tarjetas de crédito puedes ir a una institución financiera y pedir un préstamo para pagar todas tus tarjetas, siempre y cuando puedas sustentar un plan de pago y tus ingresos. No te desanimes si te niegan el crédito las primeras veces que lo intentas, recuerda que estás en rojo y no será fácil encontrar a alguien que se arriesgue contigo.
  • Si tienes multas o deudas de servicios (como luz, agua, tributos, etc.) existen programas de fraccionamiento de deuda que evitan que sigas acumulando intereses o multas y que puedes pagar en partes.
  • No podrás renegociar todas tus deudas, pero basta con algunas para reducir el costo total de tu deuda y que pueda ser aun mas fácil de pagar.

4. Ahorra en tus gastos cotidianos

Ahora que has renegociado y ya tienes un plan, debes tener mucha disciplina para cumplir lo que prometiste. Recuerda que estás en la cuerda floja y cualquier tropiezo puede ser fatal para tus finanzas y para el plan que has trazado.

Procura ahorrar en tus gastos cotidianos: compra productos mas baratos, busca ofertas para tus gastos elementales, no compres mas de la cuenta y cuida lo que gastas. Si aun tienes una tarjeta de crédito, no la uses, es mucha tentación, solo guárdala en casos de suma urgencia.

Este es el paso mas difícil a seguir porque nos acostumbramos a vivir a un estilo de vida que es justamente lo que tenemos que ajustar para salir de la crisis. Cualquier dinero que ahorres puede ayudarte a pagar mas de tu deuda cada mes y salir mas rápido del hoyo.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.