¿Qué es más fácil, cerrar el pico o la cartera?

Enviado el Lun, 15/12/2014 - 18:20
¿Cómo lograr controlar nuestros antojos navideños?
¿Qué es más fácil, cerrar el pico o la cartera?

Se aproxima una de las épocas más difíciles para su cartera y su barriga. Es increíble el parecido que existe entre estas dos fuerzas. La cultura pelea con la misma fuerza por su dinero como por sus apetitos. Al luchar por obtener su dinero, para que no lo deje en la quiebra; y por sus apetitos, con la presión que todo mundo, incluyendo la televisión, le dice que se relaje y disfrute de la época, que se coma otro pedazo de pie de nuez porque no hay todos los días.
Uno se deja vencer por la tentación, ya que lo justifica la llegada del año nuevo y los propósitos que esta vez “sí cumpliremos”.
¡Por favor! Si seguimos haciendo lo mismo y esperando diferentes resultados, comprobaremos que estamos locos.

Comer poquito tres días antes de una fiesta donde se va a atascar de comida, es como el que dice que ahorra y cada vez que junta alguito de dinero, se lo gasta. Eso no es ahorrar, eso es tener poca paciencia para comprarse caprichos más caros. No tiene nada de malo, ni tiene por qué sentirse culpable que un día, o dos, o tres al año disfrute de un banquete para reyes. Lo importante es que todo el año haya comido por uno y no por dos. De la misma manera, no hay nada de malo en darse un capricho, si todo el año ha vivido con orden. Además recuerde que hay una categoría en su presupuesto que se llama “mis caprichos”.

El que consume más calorías de lo que el puerco, perdón el cuerpo, necesita siempre se enferma. Igual con las finanzas, el que gasta más de lo que gana, termina enfermo de cáncer financiero. No se necesita ser genio para entender que el patrón de vida que lleve es el que dictará los resultados de su salud en términos de talla y peso. Igualmente, el patrón de vida que conduce a la vitalidad financiera se mide en términos de libertad de deuda y ahorro.

Cuando algo de disciplina llega al lado financiero, es hermoso ver cómo repercute en otras áreas de su vida como: su salud, la paz en su hogar y un estado de ánimo relajado. Podemos ver, en programas de televisión, cómo las personas que se proponen perder peso, organizan otras áreas de su vida y lo puede notar hasta en sus casas. En lo personal, he aprendido a decir no cuando no tengo el dinero para comprar, pero se me ha dificultado decir no cuando me ofrecen comida y, más difícil aún, cuando es un buen postre. Todos andan en busca de la pastilla mágica que les permita disfrutar sin sufrir consecuencias; ¡hasta buscan un “app” para el teléfono que les ayude a mejorar sus finanzas! Deje de buscar, ¡NO EXISTEN! Aprenda a cerrar el pico y deje de ir al centro comercial cuando no tiene el dinero para comprar.
Siguiendo estos consejos, sin duda, usted y su cartera podrán respirar mejor.
---------
Sigue a Andrés en su website y en Twitter @elshowdeandres

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.