Blog de Consejos

Aquí podrás obtener ayuda financiera para que puedas cumplir tus obligaciones financieras del día a día y también para que puedas ahorrar o prevenir lo que venga en el futuro.

Para los jóvenes ahorrar puede resultar difícil al principio, pero una vez que el hábito se construye, empezará a fluir todo con naturaleza. Una vez que empiezas a crecer, tus papás o abuelos ya no son los responsables de darte dinero para cubrir tus gastos.

Es emocionante planear la llegada de un bebé a la familia, pero antes de enfocarte en la decoración del cuarto, la fiesta de bienvenida y demás festejos previos, asegúrense de que están listos financieramente para recibir al nuevo integrante.

Para que tu dinero siga creciendo hay dos opciones básicas: la primera, ganar más; la segunda, descubrir cómo hacerlo crecer. Quizás generar más ingresos pueda sonar complicado, por lo que en esta nota nos enfocaremos en la segunda: ¡Hacer que tu dinero crezca y genere ganancias para ti! ¿Cómo se logra esto? ¡Aprendiendo a invertir!

Decidir comprar un coche es, sin duda, cumplir una de las metas más importantes para muchos. Y la compra se hace todavía más especial cuando compruebas que tienes la libertad de llevar a quién quieras y lo que quieras, tomar la ruta que deseas, o simplemente, transportarte en tu tiempo y sin depender de nadie.

Sin duda, la primera tarjeta de crédito siempre será la más especial de todas. Si eres un joven que empezó en su primer trabajo recientemente, se graduó de la universidad, probablemente estás pensando adquirir o ya adquiriste tu primer plástico, y ahora es clave que sepas cómo darle un buen uso.

Seguramente has escuchado hablar de los préstamos inmediatos o microcréditos. Básicamente, son como los préstamos personales regulares, pero más rápidos y más fáciles de obtener. El principal gancho de estas empresas es que ofrecen darte el dinero en tiempo récord, aún si estás en el Buró de Crédito.

Existen dos tipos de productos crediticios: los préstamos a plazo fijo y los créditos revolventes. Cada uno tiene características particulares y condiciones crediticias (CAT, Tasa de interés, requisitos, etc) específicas. Aquí te explicamos cómo funciona cada uno.

Para quienes empiezan en su primer trabajo es común pensar que recibirán una quincena millonaria, que les alcanzará para cubrir todos sus gastos, ahorrar y encima, darse algunos gustitos. Pero lo cierto es que, al momento de ver el cheque de paga, la mayoría se pregunta dónde quedó el resto del dinero.

¿Has escuchado de las inversiones y te preguntas si son para ti? ¿Tienes algunos ahorritos y quieres ponerlos a crecer antes de que la tentación te venza y te gastes todo el dinero? Entonces, has llegado al lugar correcto.

Aunque la compra de una vivienda no es algo fácil ni barato, es un sueño que muchos jóvenes y adultos quieren hacer realidad. Cansados de vivir con sus padres o de arrendar una habitación, esta es una de las metas que les hace más ilusión.